Emprender en la bioconstruccion de viviendas

Son 3 socios, dos arquitectos y un historiador: Cristina Motiño,, Antonio Ángel Salinero y Miguel Angel Muñoz, este último realiza en AJE un curso completo para aprender a ser empresario. A sus 27 y 28 años, han decidido  emprender un negocio que les de trabajo y que, además, les haga felices.

El placer de poder  ofrecer alternativa de vivienda equilibrada con el entorno y que proporcione confort, marcara un nuevo rumbo para construir acorde con el medio ambiente. Se llama bioconstrucción.

eCoop, nombre del proyecto empresarial, recupera en sus construcciones la lógica de la arquitectura
tradicional. Casa bonitas  y asequibles a cualquier bolsillo. A Miguel Angel Muñoz (historiador) le aprender todo los relativo a la puesta en marcha de un negocio, pasos, gestión, obligaciones y otras muchas cosas. Y sobre todo, a poner los pies en el suelo, algo imprescindible cuando se habla de sueños, de ideas.

La motivación de ocuparse en algo  que les gusta y saben hacer, y que abre líneas nuevas de actuación fue
suficiente para iniciar eCoop con el sueño de reinventar lo mejor del pasado: su autosuficiencia. AJE les ha acompañado parta elaborar el Plan de Empresa que les mereció el Premio Emprendedor 2013 de la UCLM.

Un proyecto que persigue el máximo aprovechamiento energético e  (y mínimo) impacto ambiental, por el tipo de materiales elaborados a partir de lo que proporciona el entorno y por la forma de elaboración de estos materiales para conseguir una arquitectura sostenible y al alcance de todos.

El sueño de conjugar varias cosas a la vez lo hará posible eCoop, una empresa que remata su fase de constitución y planificación estos días en el curso que AJE viene desarrollando y del que se espera que todos los asistentes puedan iniciar su andadura empresarial en cuanto finalicen.

Adobe, tierra, balas de paja...

Recuperar las técnicas tradicionales, actualizándolas en favor de las necesidades y comodidades de la vida actual, y utilizar y los recursos del medio no está reñido quieren evitar los elevados costes que dejan fuera de alcance a buena parte de la población.

Según el material, se puede dar un tamaño determinado y una forma para el reparto de los espacios interiores.
La arquitectura tradicional manchega ofrece los bombos, "la forma más rápida y segura de construir, no precisa pilares ni cubiertas y abre numerosas posibilidades", explica Miguel Angel. "Queremos instalar  erogeneradores, paneles solares y utilizar maquinaria para acelerar el trabajo de los albañiles a la hora de realizar la estructura, que acelera mucho los tiempos y puede ahorrar muchos costes".

Un proyecto piloto de bioconstrucción mixta de tierra y balas de paja de una vivienda en Ciudad Real durante este verano incluye diversos sistemas de aprovechamiento energético.Colaboran con la asociación EcoHuertaCR, con quien estamos estudiando realizar una pequeña bioconstrucción para el almacenaje de aperos. Además, el equipo de eCoop fprma parte de un proyecto de investigación en colaboración con la asociación Bioconstruyendo y la UCLM para el estudio del comportamiento de distintas soluciones de revestimientos exteriores e interiores con materiales alternativos.