AJE cumple 25 años ayudando a los emprendedores de Ciudad Real a cumplir sus sueños

La Asociación de Jóvenes Empresarios de Ciudad Real cumple este otoño 25 años de vida y lo celebraremos por todo lo alto el próximo 18 de octubre con un acto al que acudirán numerosos invitados, empresarios, políticos y amigos, una edad difícil de imaginar cuando un grupo de jóvenes liderado por Antonio Sánchez-Migallón, entendió que los emprendedores menores de cuarenta años ven el mundo empresarial de otra manera y, con mucho entusiasmo y esfuerzo, crearon un espacio de encuentro para ellos.

Poco a poco fueron integrándose nuevos socios, atraídos por una asociación abierta y comprometida, que lanzaba un mensaje novedoso que ha ido evolucionando con los tiempos para mantenerse siempre joven, alineado con las necesidades específicas de nuestro colectivo. AJE ha jugado un importante papel en todo este tiempo en la tarea de promover entre los jóvenes que cumplir los sueños es posible construyendo una idea sólida, poniendo mucho trabajo e ilusión y buscando apoyos entre quienes ya han recorrido ese camino.

La mayoría de los asociados que forman AJE son pequeñas y medianas empresas, un sector enormemente castigado, por ello nuestro principal objetivo siempre ha sido dar luz y oxígeno al pequeño emprendedor, al autoempleado que lucha cada día por mantenerse y crecer. En este sentido, una de las grandes batallas de AJE es la presión fiscal que existe sobre las pymes, que daña el tejido empresarial, nos impide crecer como deberíamos y, en consecuencia, dificulta la creación de nuevos puestos de trabajo.

Ahora, AJE está volcada en promover la participación de mujeres al frente de empresas y asociaciones, a través del Area de la Mujer y de una Junta Directiva paritaria y comprometida y seguimos teniendo el gran reto de visibilizar la labor de quienes arriesgan todo para invertir y generar riqueza en nuestra tierra. Parece que ser empresario implica tener 100 empleados detrás y nadar en la abundancia, pero la realidad es completamente diferente y debemos acercarla tanto a las administraciones como a la propia sociedad.

En la era de la globalización, de las redes sociales y la conectividad, el tejido empresarial moderno tiene que complementarse, basarse en la ayuda de unos a otros, en el apoyo a los jóvenes que comienzan, en hacer fuerza ante las instituciones para presentar sus reivindicaciones, en apoyar la cultura y el desarrollo de nuestra tierra, comprometida con el entorno social y apoyando a sectores de inclusión, como discapacidad o juventud desfavorecida, entre otros. En definitiva, no vivir de espaldas a la sociedad sino participando en ella.

AJE entendió esto a la perfección desde el principio. Por este motivo, lo que en 1994 era solo un proyecto hoy es una asociación fuerte, donde la juventud emprendedora pueden encontrar no solo asesoramiento o relaciones fructíferas para sus negocios, sino amigos y amigas con los que seguir creciendo.

Precisamente ésta es la principal diferencia con otras asociaciones: en AJE se fomentan valores como el apoyo entre empresarios, la creación de vínculos a través de formaciones y reuniones periódicas, el intercambio de clientes, las recomendaciones mutuas. Compartir la experiencia, los momentos amargos, el éxito, es lo que nos hace grandes.

Ahora soplamos las velas de nuestro 25 cumpleaños. Cerraremos los ojos y pediremos un único deseo: seguir creciendo, para ser más fuertes y continuar ayudando a los emprendedores y emprendedoras a cumplir sus sueños.